¿Por qué dije que NO a la Isla de las Tentaciones?

Hace poco comenté en mis redes sociales que habían contactado conmigo para formar parte del nuevo programa televisivo : La Isla de las Tentaciones.

¡Dije que NO! y empezaron a bombardearme a mensajes pidiéndome explicaciones. O más bien, por curiosidad.

Por eso, he considerado hacer un vídeo en el que os comparto las razones por las que no me interesa formar parte de este tipo de programas.

Antes de nada, para poneros en situación, retrocedemos 7 años, cuando tuvo lugar el Reality Show: Un príncipe para Corina.

Yo era super jovencita, pero esa fue mi primera aparición televisiva. Para los que no os suena, seguro encontráis plataformas donde podréis verlo.

Fue un programa muy divertido, que en su momento, tuvo mucha repercusión al utilizar un formato de edición nuevo, que hasta entonces, no se había visto en television.

Después del éxito de Un príncipe para Corina, al que le siguieron otras ediciones, forma parte de otros programas, como: Mira quién Baila (TVE), Vergüenza Ajena (MTV Spain), Tu, yo y mi Avatar (Quatro), Viajeras con B, etc.

Con esto, quiero decir que, aunque no sea una experta, sí que tengo experiencia en TV y sé lo que has detrás de la pantalla.

¿Cuál es la realidad que existe detrás de la pantalla?

Lo cierto es que, no me arrepiento en absoluto de haber salido en televisión, porque a raíz de eso, he tenido muchas oportunidades y se me han abiertos muchas puertas.

Pero, ¡no todo lo que reluce es oro!

Todos nos dejamos llevar por la emoción y las cosas positivas. Pero, nadie te prepara para las cosas malas.

Y aquellos que se exponen a convertirse en personajes públicos, acaban, a su vez, exponiéndose a las críticas, opiniones ajenas sin argumentos, a la prensa, y a tacharte sin conocerte en absoluto.

Porque todas las opiniones se basan en lo que la televisión o el programa en cuestión quiere enseñar de ti, con el único fin de generar audiencia.

Repito que, hablo en base a mi propia experiencia y relato cuáles fueron mis sensaciones cuando salí de mi primer aparición televisiva con tal solo 22 años.

Considero, que no tenía la madurez suficiente para afrontar el “después”, y hacer frente a la lluvia de críticas, comentarios malintencionados, y el ver reducida mi privacidad.

“Nadie te prepara para el después”

Insisto en que no me arrepiento de nada. Se aprenden muchas cosas. He madurado, y he tenido la oportunidad de hacer otras tantas cosas que me han encantado.

Pero, todo lo que he hecho desde entonces, lo he hecho, siempre, teniendo claro que me gusta, qué quería hace. Y sobre todo, que no estaría dispuesta a hacer.

Los programas en los que participé después de “Un Príncipe para Corina”, fueron meditados. Y fueron programas en los que me sentí yo misma.

“Mira quién Baila” por ejemplo. Para mí, fue un sueño cumplido.

Bailar es una de mis grandes pasiones. Disfruté cada segundo de cada una de las coreografías, de todo el equipo y de los compañeros. Y me rodeé de gente maravillosa con los que conservo una gran amistad y afecto.

¡No os equivoquéis! Lo mismo me llevo de mi primer y último programa. Pero, la gran diferencia para mí, fue que en uno estaba encerrada, no sabía el efecto que iba a tener mi aparición (porque iba a ver los resultados con posterioridad y era un formato totalmente nuevo), y no me sentía yo misma. Tampoco sabía lo que se iba a mostrar de mí. Y por tanto, si me iba a sentir identificada con la persona que veía en la pantalla.

La tensión que experimentas, es completamente distinta.

Volviendo al ejemplo anterior, en “Mira Quién Baila”, vivía en mi casa y solo me desplazaba para los ensayos y grabaciones. Y el programa se emitía un día a la semana, EN DIRECTO.

¡Puedes tener muchos más nervios en un directo! Pero, era yo misma en todo momento y se iba a ver tal cual, con sus ventajas y desventajas. Pero era YO, sin más. Sin miedo a nada.

¡Y esa es la gran diferencia!

En “Vergüenza Ajena” era co-presentadora. En “Tu, yo y mi avatar” fui contratada como actriz, haciendo un personaje. En “Viajeras con B” viajaba continuamente. ¡Todo lo contrario a un “encierro”!

En todos, la experiencia fue totalmente positiva.

En resumen,

¿Por qué dije que NO a participar en “La Isla de las Tentaciones”?

¡Porque conlleva a vivir encerrada! Y encontrarte con situaciones que te llevan al límite y te obligan a estar continuamente en alerta. Algo nada parecido a la realidad.

Porque sabes que buscarán todo tipo de reacciones para ver todas y cada una de tus facetas. Incluso, aquellas con las que no te identificas, o las que no tienes ningún interés en mostrar porque forman parte de tu vida privada.

Y lo conseguirán poniéndote en situaciones límite y desconectando del mundo exterior: tus amigos, tu familia o cualquier apoyo que puedas necesitar cuando pasas por alguno de estos momentos en tu vida real.

Quiero que quede claro que, para nada, esto es una crítica. Sino que, considero que para entrar en este tipo de programas tienes que tener muy claro el porqué lo haces; prepararte paras los altibajos emocionales que vas a experimentar. Y sobre todo, sentirte fuerte para todo lo que viene después, cuando todo acabe.

Ahora mismo, no me veo capaz de pasar por lo mismo. Y por eso, mi respuesta fue un NO.

La vida da muchas vueltas. ¡Y quién sabe si cambiaré un día de opinión! Pero, a día de hoy, tengo muy claro lo que quiero y lo que no.

Admiro mucho a las personas que deciden entrar en programas como “La Isla de las Tentaciones”, “Gran Hermano”, “Supervivientes”, porque creo que tienen que tener una personalidad muy fuerte, una seguridad brutal, y con un objetivo muy claro.

Sin más, no quiero alargarme en el tema. Solo quería que conocierais la “otra cara de la televisión”. Porque muy pocos saben los que hay realmente detrás de la pantalla.

Por otra parte, me encantaría saber vuestra opinión. No sé si pensáis lo mismo que yo o tenéis otro punto de vista.

¡Hasta aquí con mi chapa de hoy!

Por supuesto, os leo. ¡Me interesa mucho saber qué pensáis de este tema….!

Gracias, siempre, por leerme ❤️

Corina 

@corinarandazzo

Si no quieres perderme mis videos,

SUSCRÍBETE A MI CANAL YOUTUBE

¡Compártelo!
1 Commentario
  1. Angels dice:

    Jo te comente q no lo hicieras porque no te hace falta llegar al limite de nada ,ni demostrar nada q tu no eres. Para mi esos programas son telebasura y realitis. Que me importa a mi la vida de nadie y los chanchullos que salen, como si yo no tuviera bastante. Tendria que haber mas programas alegres, de autoestima, de aprender, de vida y risas.
    Aqui en las redes eres tu, con tus mas y tus menos, con tu alegria, con tus chorradas, en definitiva eres tu. Gracias por todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

He leído y acepto la política de privacidad.